Make your own free website on Tripod.com

Programa de Español Noveno Grado Escuela Intermedia Urbana de Las Marías

Home
Noticias de Interés y fotos
Recursos y Personal disponible para atenderte
Objetivos del Programa
Estándares y Prioridades del Curso
Información importante del curso
Destrezas Básicas Programa de Español
Acentuación de monosílabos
Clasificación de las palabras de acuerdo a su acento
División Silábica
Letra Mayúscula
La Oración
Clasificación de la oración
Signos de Puntuación (Reglas)
Signos de Puntuación
Partes de la Oración
Partes de la Oración (continuación)
Vicios del Lenguaje
Expresiones Difíciles y otros temas
Entérate de lo nuevo...

Entérate de lo nuevo...

61.gif

Aquí encontrarás varios temas de interés...
Desde las preposiciones, el alfabeto, nombre de las letras y hasta es cool escribir mal en la red...

Entérate…

Si tu maestra(o) de Español fue como la mía, seguramente te hizo memorizar las 19 preposiciones de nuestro idioma. ¿Te acuerdas de ellas? Esa lista larguísima que empezaba “a”, “ante”, “bajo”, “cabe”, “con”… y por ahí seguía. Pues hoy quiero informarte que la lista se hizo aún más larga. La Real Academia Española (RAE) decidió ampliar el inventario de preposiciones del idioma español y añadir cuatro nuevas: “durante”, “mediante”, “versus” y “vía”.

Las preposiciones son palabras invariables que introducen complementos —directo, indirecto o de régimen preposicional― o grupos oracionales. Originalmente eran 19: “a”, “ante”, “bajo”, “cabe”, “con”, “contra”, “de”, “desde”, “en”, “entre”, “hacia”, “hasta”, “para”, “por”, “según”, “sin”, “so”, “sobre” y “tras”. Sin embargo, en la Nueva gramática de la lengua española (2009), publicada por la RAE, se incluyen cuatro más: “durante”, “mediante”, “versus” y “vía”.

La razón principal para incluir estas cuatro preposiciones es el nuevo uso que nosotros, los hispanohablantes, les damos a estas palabras. Por ejemplo, las nuevas preposiciones “durante” y “mediante” eran los participios de presente de los verbos “durar” y “mediar”, y concordaban en número con su elemento; es decir, podían escribirse en singular o plural: “Durantes los días de su matrimonio, fueron felices”; “Mediantes las musas, que a ellos guiaron, llegaron a su destino”. No obstante, en la actualidad, las dos palabras han perdido esta concordancia y se han integrado a la clase de las preposiciones: “Durante los meses de verano, aumenta la temperatura”; “Le declaré mi amor mediante una carta”, etc.

En el caso de la preposición “versus”, pasó algo similar. Esta preposición latina, que significaba “hacia”, se dejó de usar en el español por algún tiempo. Sin embargo, fue reintroducida recientemente a través del inglés. Hoy la usamos con el significado de “contra” en algunos contextos y “frente a” en otros. Por ejemplo: “Cotto versus (‘contra’) Mayweather: ¿quién ganará la pelea?”; “Existen importantes divisiones en la sociedad puertorriqueña, incluyendo la clase social, lo urbano versus (‘frente a’) lo rural, etcétera”.

Por último, la recién nombrada preposición “vía”, que procede de un sustantivo, ahora la usamos con el sentido de “pasando por o utilizando el medio que se indica”. Por ejemplo, “Voló de Texas hasta Australia, vía (‘pasando por’) Londres”; “La distribución vía (‘utilizando’) Internet es muy segura”. Sobre este último significado, la Nueva gramática dice que cuando “vía” va seguida de un adjetivo, debe anteponerse la preposición “por”, como en “un rescate por vía aérea” o “conversará por vía telefónica”.

Así que el español tiene ahora 23 preposiciones: “a”, “ante”, “bajo”, “cabe”, “con”, “contra”, “de”, “desde”, “durante”, “en”, “entre”, “hacia”, “hasta”, “mediante”, “para”, “por”, “según”, “sin”, “so”, “sobre”, “tras”, “versus” y “vía”. Sí, es una lista bastante larga para memorizar. Por suerte, nuestros días de escuela ya pasaron y no tomaremos un examen sobre ellas. Pero es bueno conocer estos cambios, pues esta información nos puede ser de gran utilidad.
 

 

 

Nombres de las letras:

A finales del año 2010, la Real Academia Española (RAE) publicó la nueva Ortografía de la lengua española, en la que se exponen los principios y las reglas de la escritura en español que todo hispanohablante debe conocer. Sin embargo, esta nueva ortografía se diferencia de las anteriores por su carácter reformador, ya que incorporó importantes cambios para unificar y consolidar el idioma en tiempos de constante innovación.

Entre estos grandes cambios están la eliminación definitiva de los dígrafos ch y ll del abecedario (ver columna anterior) y el cambio de los nombres de algunas letras, específicamente de las letras b, v, w, i, y, r y z.

Empecemos por el trío b, v y w. Estas tres letras son las que más nombres tienen. A la b le dicen be, be larga, be grande y be alta; a la v le llaman uve, ve, ve corta, ve chica, ve pequeña y ve baja, y a la w, ve doble, doble ve, doble u y doble uve. Con tantos nombres, ¿a quién no le da una crisis de identidad? Pues, para nuestra tranquilidad, la RAE resolvió este problema de la siguiente forma: la letra b será conocida de ahora en adelante como la be; la v, como la uve, y la w, como la uve doble.

Sobre los nombres de la i y la y, la RAE establece que estas ya no se podrán diferenciar una de la otra por los nombres i latina e i griega, sino que la i se llamará simplemente i, y la y, ye. Así que olvídese de los gentilicios de las letras porque ahora estas les pertenecen a todos los hispanohablantes sin importar su nacionalidad.

“Erre con erre, cigarra. Erre con erre, carril”. ­¿Se acuerda de este trabalenguas? Pues, resulta que está correcto. La letra r se llama erre y no ere, como se había establecido en las ortografías anteriores. Con respecto al dígrafo rr, la RAE nos dice que le podemos llamar erre doble o doble erre, como usted prefiera.

Finalmente, la z ha tenido tradicionalmente dos nombres: zeta y zeda; esta última forma era la preferida por la doctrina académica. No obstante, la única recomendada hoy es la forma zeta por ser la más cercana a la etimología y la más usada.

Así que, ya sabe, las letras del abecedario tienen nombre propio. Por lo tanto, llámelas por su nombre correcto —be, uve, uve doble, i, ye, erre y zeta― y así se evitará muchos malentendidos.

Fuente: Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española. (2010). Ortografía de la lengua española. Barcelona: Espasa Libros, S. L.U.

 

 

 

Cool escribir mal en la Red:

Existe una modalidad entre algunos adolescentes que escriben mal en las redes a propósito porque lo consideran interesante entre su grupo de amistades, contó el profesor de Redacción de la Universidad del Sagrado Corazón Gabriel Paizy.

Sin embargo, el experto en ortografía alertó que existen casos en los que los jóvenes no logran diferenciar la forma en que  escriben en las redes sociales versus el lenguaje formal que deben utilizar en otros ámbitos. “Yo soy profesor de universidad y hay estudiantes que me entregan trabajos con el lenguaje web”, expuso Paizy, quien explicó que la jerga que se utiliza en las redes sociales es una paralela al idioma que usamos en nuestra vida fuera de la Internet. 

El profesor aclaró que “hay personas que escriben muy bien el español, pero en las redes sociales, escriben como en las redes sociales. Tienen la capacidad de cambiar del lenguaje profesional al lenguaje desechable de las redes sociales”.

Sobre esta dinámica, Lourdes Lugo-Ortiz, profesora de la Universidad de Puerto Rico, sostuvo que los usuarios deben manejar los diversos códigos comunicativos en las múltiples plataformas digitales que utilizan. “Es decir, que sean ‘multilingües’, que sepan utilizar el código informal que se usa en ciertos espacios en la plataforma digital y que puedan manejar el lenguaje formal en otros contextos”, puntualizó. 

 

Alfabeto:

Hace algunos días circuló por estos lares el rumor de que la Real Academia Española (RAE) había eliminado la ñ de nuestro alfabeto. Por suerte, y para la tranquilidad de muchos, más tarde supimos que todo se había tratado de una inocente broma. Pero hay algo de cierto en todo este asunto. La RAE sí ha hecho muchos cambios en lo que respecta a la ortografía del español, empezando por las letras del abecedario.

¿Cuántas letras cree que tiene nuestro alfabeto? ¿29? ¿28? Si su respuesta fue 29, lamento decirle que se equivocó. Los que pensaron que son 28 tampoco acertaron. La realidad es que nuestro abecedario, víctima de la crisis económica actual, sufrió una reducción de su personal. La RAE despidió a unas cuantas letras, específicamente la ch y la ll .

La justificación del despido fue que estas dos no son propiamente letras, sino dígrafos, es decir, la unión de dos letras independientes. Esto quiere decir que la ch en realidad está compuesta por las letras c y h . Lo mismo ocurre con la ll ; son dosl . En otras palabas, la ch y la ll ya no están en el alfabeto por mentir en sus resumés: no son una letra, sino dos. Y la RAE, buscando la economía del inventario de los signos del idioma, eliminó estas dos pseudoletras.

Por lo tanto, oficialmente, el alfabeto del español tiene 27 letras, sin la ch ni la ll . Sin embargo, no tiene nada que temer, pues podrá seguir llamando a la deliciosa y refrescante fruta redonda y amarilla china, y a la molesta y a veces copiosa precipitación de agua lluvia. Solo que cuando deletree estás dos palabras, tendrá que decir ce-hache-i-ene-a y ele-ele-u-uve-i-a, en vez de che-i-ene-a y elle-u-uve-i-a.

¿Y la ñ ? Esa está a salvo y seguirá así mientras el nombre de nuestra lengua la lleve en su centro, muy cerca de su corazón

ibarramovmargaritaspeq.gif